Cuadrilla corchera en la zona de Santa Ana, Coruche. FOTO:manutrillo.

No era broma aquello de: Coruche, Capital Mundial da Cortiça, la gestión de estos montes está enfocada  por y para la explotación del corcho, aquello que nos hablaba Massaneda en Catalunya: ” es como un frutal…” en Portugal toma su mayor significado. Una cuadrilla de dieciseis hachas, maestros todos, terreno llano, escalera en mano (aqui no existe la jurda), van descorchando (tirando en Portugal) a jornal, sin prisa pero sin pausa. Enormes panas de corcha, algunas de más de dos metros, caen con suavidad de los alcornoques. La hora del almuerzo un espectáculo como no he visto en otra parte, mesas y sillas de camping, hornillos para calentar un cocido… la gastronomía portuguesa todo un descubrimiento. Un elemento ha sido común en todos sitios: las aceitunas. Una jornada para recordar. Gracias a todos.

Anuncios

Miquel Massaneda y Agustín Coca con ejemplares de Douglas (Pseudotsuga menziesii) plantados por el propio Massaneda. FOTO: manutrillo.

Hoy disfrutamos toda una jornada de la sabiduría vital y forestal de Miquel Massaneda. La foresta catalana se nos presenta como algo nuevo y desconocido, alcornoques repoblados entre pinos en hileras, cortezas con las gemas marcadas a los tres años, un hombre con una mochila cargada de fungicida como nuevo actor de las cuadrillas corcheras.

Massaneda nos habla de un bosque productivo donde a sus 79 años ha visto castañedos convertidos en pinares y estos en alcornoques que pueden ya ser descorchados. “El alcornoque es como un  frutal” nos dice tranquilamente…seguimos en Catalunya.